jueves, 24 de mayo de 2012

NIÑOS CON BAJA AUTOESTIMA

Cuando un niño se siente querido y respetado por sus padres, maestros y amigos, aprende a quererse y a respetarse a sí mismo. Es a partir de cómo nos ven los demás y qué nos dicen como aprendemos a valorarnos, construyendo nuestro autoconcepto (qué pensamos de nosotros) y autoestima (cómo nos valoramos).

Un niño con una autoestima adecuada:
  • se siente seguro,
  • tienen mayores posibilidades de progresar con éxito en sus estudios,
  • mantiene unas buenas relaciones personales con su familia y amigos.
  • en definitiva, se siente bien consigo mismo.
Problemas de una baja autoestima. 
El niño con una autoestima baja no se aprecia lo suficiente a sí mismo, por lo que se siente inseguro y poco capacitado y valioso. Estos sentimientos pueden generar problemas psicológicos y de salud física y emocional.
Un niño con baja autoestima, es decir con una pobre opinión de sí mismo, puede mostrarse como:
  • un niño tímido,
  • inseguro,
  • dependiente,
  • deprimido,
  • desconfiado,
  • agresivo,
  • temeroso,
  • complaciente,
  • inhibido,
  • poco comunicativo.
Estas características hacen que el niño se asisle y busque la soledad, impidiéndole aprender de muchas oportunidades de crecimiento personal que la vida nos proporciona.


Un niño con autoestima baja es un niño que encuentra poco en sí mismo de lo que sentirse orgulloso o satisfecho, y por decirlo de otro modo, es un niño que al que no le gusta ser quien es.

Algunos niños con autoestima baja aparentan tener una actitud positiva, pero en realidad es una actitud impostada, ficticia. Se trata de un modo casi desesperado de convencer a los demás que se siente contento de ser quien es. Este puede ser el caso de un niño que se pasa el tiempo hablando se sí mismo, alabando sus cualidades buscando ser (inadecuadamente) el centro de atención.

Otros, en cambio, se muestran retraídos y buscan la soledad, evitando el contacto con otras personas para no sentirse rechazados.

Orígen de los problemas de autoestima.
El origen de los problemas de autoestima puede ser diverso: devaluaciones constantes, sobreprotección, falta de habilidad, expectativas muy altas,...

Devaluación del niño.
Constituyen formas de devaluación que dañan la autoestima del niño: los mensajes negativos acerca de sí mismo por parte de los padres y adultos de referencia, decirle de forma común : "tonto", "malo", "inútil", "torpe", "irresponsable", ... no valorar los esfuerzos, habilidades, cualidades y buen comportamiento Falta de habilidad.
Hay niños que tienen baja autoestima porqué carecen de las habilidades necesarias para desenvolverse bien en una o más áreas. Por ejemplo el niño que tiene dificultades para comunicarse con sus compañeros, expresar sus opiniones, defender sus derechos,... O ser un niño poco hábil en el deporte, las matemáticas o la lectura.

Expectativas demasiado altas.
Las expectativas que tenemos de nuestros hijos influyen sobre su autoestima.

Sobreprotección
La sobreprotección afecta a la autoestima del niño impidiéndole que adquiera las habilidades y destrezas que la mayoría de los niños de su edad ya han adquirido, de manera que el niño puede percibirse como menos competente o por debajo de los demás.
 
Fuente:http://mimamapsicologainfantil.blogspot.com.es/2012/05/ninos-con-baja-autoestima.html#.T73X3Gz1M1g.twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario