martes, 10 de julio de 2012

Julio, el mes de los abuelos

Gregorio tiene 71 años. Desde la semana pasada, y con la única excepción de algunos días en agosto, él y su mujer se encargarán de cuidar a sus cuatro nietos. Los críos tienen entre 14 meses y 14 años, y aunque sus abuelos están encantados de ejercer de canguros veraniegos, Gregorio reconoce que "acaban reventados".

Como ellos, existen en España miles de 'abuelos canguros', que tienen que ejercer como tales sobre todo en estas semanas que ya no hay colegios y muchos padres no tienen todavía vacaciones. La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), calcula que la mitad de los abuelos españoles dedica más de seis horas diarias al cuidado de sus nietos; aunque en estas fechas, esa cifra puede llegar a crecer.

"Cuidamos a nuestros nietos en verano desde que nació la mayor", relata a ELMUNDO.es Gregorio Giménez, secretario de la Federación Catalana de la Unión Democrática de Pensionistas. "Y aunque son buenos chavales, tenemos suerte de tener pocos achaques, porque sobre todo mi señora acaba reventada", reconoce este jubilado barcelonés.

El doctor Alfredo Bohórquez, secretario general de la SEGG, recuerda que el 75% de los mayores españoles disfruta de buena salud, y un alto grado de movilidad e independencia. En este sentido, explica, "para la mayoría es un placer asumir el cuidado de los nietos, y están muy implicados en ello". El problema surge, advierte, cuando se asumen cargas demasiado amplias o se descuida la propia salud para atender a los críos.

No descuidarse a ellos mismos
En este sentido, la Sociedad de Geriatría recomienda algunas cuestiones claves para que los 'abuelos canguro' no se vean sobrepasados por la tarea. "Es importante que disfruten de los nietos, que no descuiden su propia salud ni su tiempo de ocio... y también que aprendan a decir no".

Porque como señala este especialista en Geriatría, la línea que separa el disfrute de los nietos de la sobrecarga emocional y las responsabilidades puede ser muy fina. "¿Lo mejor de cuidar a los nietos? ¡Cuando se van!", bromea Gregorio, que suele reservarse una semana en septiembre con su mujer para descansar de sus labores de cuidadores.

En este sentido, el doctor Bohórquez coincide en que los abuelos deben ser capaces de reservarse un tiempo para ellos, y no descuidar su tiempo de ocio ni a sus amistades durante el tiempo que estén al cuidado de los nietos. "No pueden dejar de lado su vida", señala Bohórquez.

Sobre el viejo mito de los abuelos que malcrían a sus nietos, este geriatra recuerda que la labor de educar a los hijos debe recaer en los padres, no en los abuelos. "Aunque no hay mayor educación que el amor y eso lo perciben los niños".
 
Fuente: http://www.todoparalafamilia.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1735:julio-el-mes-de-los-abuelos&catid=4:mayores&Itemid=6

No hay comentarios:

Publicar un comentario