miércoles, 10 de octubre de 2012

Disciplina: 10 errores que cometemos los padres con nuestros hijos.

Es normal que como padres nos autoevaluemos después de haber tenido un día especialmente difícil con nuestros hijos. Intentamos ser perfectos padres o supermadres, hacerlo todo bien, inculcarles valores positivos, hacerles razonar, poner normas y límites ... y a veces cometemos errores.

Cometer errores es algo que forma parte del ser humano, y obviamente de ser padre o madre. Nadie nos puede culpar por ello. De ellos aprendemos y crecemos como personas y, también como padres. Pero es sobre los temas referentes a la disciplina donde quizás caemos una y otra vez en algún que otro error.

Bajo mi punto de vista, como madre y profesional de la psicología infantil, y después de leer muchos manuales, libros, artículos, blogs, ... éstos son los errores más frecuentes que creo que con mayor frecuencia solemos cometer.

1.- Amenazarles con un castigo y luego no cumplirlo. 
2.- Ser inconsistentes a la hora de aplicar las consecuencias negativas. Si hemos decidido que tal comportamiento no se admite y le hemos avisado que tendrá una consecuencia determinada, debemos aplicarla cada vez que ese comportamiento se produzca, sea cual sea nuestro estado de ánimo o lugar donde nos encontremos.  
3.- Amenazarles con seres fantásticos que les causan miedo. "Vendrá el coco si no te acabas esto", "Vendrá el hombre del saco si no ...". Este tipo de frases lo único que promueven es que aumente el miedo en nuestros hijos, que sí se portarán bien ese ratito, pero luego continuarán actuando mal porqué no les hemos enseñado la forma adecuada de comportarse.
4.- Castigar con el "te quedas sin ...", normalmente sin tele.
5.- Poner castigos que luego no se cumplirán.
"No vas a ir al parque en toda la semana".  
6.- Levantar castigos.
7.- Gritar. Los gritos no funcionan.
8.- Quitarnos mutuamente la autoridad entre los padres. Muchas veces, inconscientemente, cometemos este error. Los desacuerdos y la desunión entre papá y mamá es algo que debemos evitar a toda costa, ya que los niños ven como uno castiga y el otro le complace quebrantando el castigo. Lo que estamos haciendo es enseñarle a quién tiene que acudir cuando quiere saltarse las normas.
9.- Ser demasiado negativos. "No saltes en el sofá", "No corras", "No grites", "No ..." Claro que debemos enseñarles a hacer las cosas bien, pero a veces decimos tantas veces NO que los niños ya no nos oyen, es como si se hubieran quedado sordos ante esta palabra.
10.- Creer que lo que funciona para uno funciona para todos. Es fácil pensar que es culpa de nuestro hijo cuando una técnica de disciplina no funciona con él y sí con otros niños. Cuando esto sucede, lo que debemos hacer es buscar otra forma de enseñar a nuestro hijo lo que debe hacer y lo que no. Cada niño tiene su temperamento y lo que a uno le funciona no tiene porqué funcionarle a su hermano, por ejemplo.Fuente: http://mamapsicologain.visibli.com/share/90CdFN

No hay comentarios:

Publicar un comentario