jueves, 4 de octubre de 2012

El poder de elogiar (Parte I)

Elogiar a nuestros hijos es el mayor premio que les podemos ofrecer.

Los niños pequeños, sobretodo a partir de los 2 años están deseosos de agradar, de oír un "bravo!", "muy bien", "qué bien lo has hecho", ... Darles un beso o un abrazo acompañados de estas sencillas y alentadoras palabras les encanta, sólo hay que ver qué cara ponen y cómo se sienten de orgullosos.
Esto que los padres solemos hacer de forma más o menos habitual es un potente reforzador de conductas y bien utilizado lo podemos usar para instaurar nuevos comportamientos.

Si no estamos acostumbrado a elogiar al niño, puede que al principio nos cueste, y que tengamos que hacer esfuerzos para recordar elogiar a nuestro niño cuando hace algo bien o logra una conducta nueva, pero pronto veremos la eficacia de este método.

No tengamos miedo, elogiemos, los niños no se volverán más inseguros, más egocéntricos o caprichosos. Por muchos elogios que tengan nunca serán demasiados, y sé por experiencia que elogiar hace milagros.


¿Cómo elogiar?
  1. elogiar el comportamiento no la personalidad.
  2. usar elogios concretos.
  3. elogiar adelantos.
  4. elogiar adecuadamente.
  5. elogiar inmediatamente
  6. combinar los elogios con amor incondicional.
    Fuente: http://mimamapsicologainfantil.blogspot.com.es/2012/04/el-poder-de-elogiar-parte-i.html#.UGrZDOXYQJE.twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario