domingo, 21 de octubre de 2012

Función de los cuentos en niños de 3 a 6 años.

www.mimamapsicologainfantil.blogspot.com.esAl contar o leer cuentos a un niño se crea un mundo de fantasía y de intensas emociones. Los cuentos clásicos, a los que nos referimos en este artículo, permiten a los niños proyectar y liberarse de sus propios miedos, angustias y preocupaciones. La envidia, temor al abandono, rivalidad entre hermanos ...
Los cuentos potencian la atención, favorecen el lenguaje y desarrollan el pensamiento.

Ya hemos hablado en otros artículos que en esta edad, entre los 3 y los 6 años, los niños viven su época dorada dónde la fantasía, la imaginación, la magia y la realidad se entremezclan y les hacen vivir intensas emociones.

A través de los personajes de los cuentos y las situaciones turbulentas que se generan, sobretodo en los cuentos clásicos (Caperucita y el lobo, Los tres cerditos, Cenicienta, Blancanieves, ...) los niños pueden proyectar y liberarse de sus propios miedos, angustias y preocupaciones. La envidia, temor al abandono, rivalidad entre hermanos, el bien y el mal...

Todos los problemas y angustias que persiguen a los niños de esta edad han sido captados y plasmados en los cuentos clásicos. Y en ellos y con ellos los niños pueden exteriorizar sus temores y encontrar soluciones liberadoras de sus tensiones.

Los cuentos clásicos reflejan las angustias más típicas de nuestra especie y los temores más comunes, por eso emocionan y tienen una gran función liberadora.

Para que los niños puedan soportar la tensión del relato sin sumirse en el terror que les podría producir es necesaria la figura de un adulto cercano, comprensivo, cariñoso, acogedor que regule la estimulación emocional y tranquilice con su presencia a los niños y, de este modo hacerles soportable el miedo y la angustia que se generan en el desarrollo de la historia que se les cuenta.

Cuando contamos cuentos, los gestos y el tono de voz que utilizamos son fundamentales para dar dramatismo y emoción a la situación. Debemos recrear sonidos como el viento, la lluvia, los truenos, ...utilizar distintos tonos de voz para cada personaje. Y ya sabemos el efecto que tiene el tan usual "erase una vez ..." para generar gran expectación entre los niños o las preguntas tipo " y ... ¿sabes lo que pasó entonces?"

Los cuentos que los papás o los abuelos inventamos son herramientas fantásticas para tranquilizar a nuestros hijos o nietos. Con el recurso del cuento y sus personajes podemos ayudarles a superar ciertas dificultades en las que están inmersos y así a hacerles ver que otras personas o personajes también tienen los mismos problemas que tienen ellos (celos, miedo de ir al médico, miedo a quedarse solo, ...).

A demás de la función catártica y liberadora de los cuentos, éstos potencian la atención, favorecen el lenguaje y desarrollan el pensamiento.


Ya hemos hablado en otros artículos que en esta edad, entre los 3 y los 6 años, los niños viven su época dorada dónde la fantasía, la imaginación, la magia y la realidad se entremezclan y les hacen vivir intensas emociones.A través de los personajes de los cuentos y las situaciones turbulentas que se generan, sobretodo en los cuentos clásicos (Caperucita y el lobo, Los tres cerditos, Cenicienta, Blancanieves, ...) los niños pueden proyectar y liberarse de sus propios miedos, angustias y preocupaciones. La envidia, temor al abandono, rivalidad entre hermanos, el bien y el mal...


Todos los problemas y angustias que persiguen a los niños de esta edad han sido captados y plasmados en los cuentos clásicos. Y en ellos y con ellos los niños pueden exteriorizar sus temores y encontrar soluciones liberadoras de sus tensiones.
Fuente: http://www.mamapsicologainfantil.com/2012/05/la-funcion-de-los-cuentos-en-inos-de-3.html

Imagen cortesía de http://www.freedigitalphotos.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario