sábado, 20 de octubre de 2012

LA FAMILIA (2)


Como decíamos en nuestro anterior comentario, la familia se origina en la común unión consciente y libre de dos personas que, si bien son diferentes por su constitución física, psíquica y sexual, participan de modo singular de la capacidad de vivir en la verdad y el amor.

También decíamos que la familia adquiría su verdadera dimensión y valor cuando se abre a los hijos y a la comunidad que nos rodea. Y ello, porque de otro modo acabará por ahogarse o desaparecer.

Dos seres diferentes se unen. Forman una familia. Van a convivir juntos. No es sólo que vayan a vivir en una misma casa, bajo un mismo techo, en una misma cama... No ......Es algo más....Es compartir todo: alegrías, penas, ilusiones, preocupaciones, intereses, ideas, sacrificios.....

Antes de formar la familia, han tenido un tiempo para conocerse, pero ahora van a convivir juntos. Es necesario forjarse, en común, han de tener UN PLAN DE VIDA

Y UN PLAN DE VIDA que se base en unos principios y valores.

De esto podríamos estar escribiendo mucho y hacer una lista interminable. Vamos a elegir los siguientes: INTIMIDAD, SINCERIDAD, CONFIANZA, DIÁLOGO, RESPETO MUTUO, FIDELIDAD y SACRIFICIO.

He escogido estos y no otros, porque según los estudiosos estos son los valores que más se están echando en falta en la familia y según los psicólogos y psiquiatras, son la base para que la familia pueda mantenerse.

INTIMIDAD: Parece una palabra arcaica o pasada de moda en esta época de democracia y libertad. Más que una virtud a destacar, a algunos, les suena como el tabú del matrimonio. Por eso prolifera el desnudismo incluso en casa (una vez oí el comentario-radiofónico- de una señora, “muy liberal y estudiosa”, que en su casa era habitual el que todos estuvieran desnudos ¿…..? y, en una reunión, alguien se dejó decir que su hijo le había dicho: “mamá bésame como besas a tu compañero sentimental” ¿…?) o como proliferan los programas de T.V. en donde se cuenta, de forma pormenorizada, la vida íntima de uno y otro; o como son negocio las revistas que resaltan, a grandes titulares y color, las veces que hacían el coito acompañándolo incluso con fotografías

Esto sin pararnos a pensar mucho sobre la noticia, dada en un medio de comunicación como la T.V., en que para “resaltar las excelencias e idiosincrasia de un pueblo de España se había organizado una exposición de exhibiciones sexuales......”

Miren ustedes, decía que el matrimonio debe proyectarse hacia los demás, pero en esa proyección hay unas normas.

Hay vida familiar que sólo pertenece a la pareja, no porque sea malo, sino porque sólo pertenece a ellos y no a los amigos, a los hijos o a los suegros, que en la mayoría de los casos toman partido por uno o por otro; y que cuando son motivo de dificultad, en el matrimonio, debe ser consultado con personas especialistas que, por razón de su cargo, deben guardar secreto profesional: médico, abogado, asesor....¡incluso un sacerdote!.

Momentos hay de nuestra convivencia en que tengamos puntos diferentes sobre un asunto y por ello discutimos. Eso pertenece a la intimidad de la pareja que, en determinados momentos, debe hacerlo sin la presencia de los demás incluso de los hijos que, por razones de su edad u otro motivo, pueden sentirse dañados en sus sentimientos.

SINCERIDAD: Es otro pilar fundamental que tiene que ser cultivada incluso antes del matrimonio. Por tanto ha de tener cabida en ese PLAN DE VIDA que forja la familia, porque a través de la sinceridad vamos conociendo nuestros defectos que son muchos, y nuestras virtudes.....¡qué también las tenemos!. Y el conocer unos y otras nos ayudan a crecer en esa comunidad de vida que nos hemos planteado y nos va a llevar a la siguiente virtud que señalábamos al principio y que es la

CONFIANZA: señal segura del amor que nos tenemos y que nos ha llevado a entregar nuestra vida al otro con toda la carga de sentimientos que conforma a la persona haciéndonos crecer cada día como tal.

Como cuarta virtud que asienta a la familia habíamos señalado

EL DIÁLOGO: En la encuesta, de la que hablábamos en el comentario anterior, se decía que una de las preocupaciones destacadas era la falta de diálogo en la familia (principalmente entre padres e hijos). De lo que he leído y hablado en tertulias, siempre surge la falta de diálogo en la pareja. Y es que el diálogo deber ser un valor constante en la vida familiar. Hoy en día, con el avance de los medios de comunicación (periódico, tele, internet, teléfonos móviles.....) parece que el diálogo está superado en nuestras vidas. Pues bien, parece un contrasentido que haya matrimonios que, tras muchos años de vivir juntos, sean unos perfectos desconocidos, Su diálogo se limita a simples monólogos: si...hola...no....hasta luego....bien....y ni siquiera se dan un beso. ¡eso si! en la calle besan a todo el mundo y en el bar o la peluquería, todo el tiempo es poco para contar sus cosas.....¡ a otro!.

Aprender a dialogar no es fácil, porque el diálogo no consiste en decir palabras unas detrás de otras. El diálogo es algo más.....El diálogo comporta el ESCUCHAR a la otra persona. El ponerse en el lugar de la otra persona para compartir nuestras ideas y juntos buscar la verdad......¡y qué difícil es escuchar al otro!. Y bien que lo he comprobado en mi propia vida matrimonial.

Y es que querer aferrarse a las propias ideas, el orgullo, la vanidad, la diferencia de temperamento, el desacomodar mi propia condición sexual,.....dificulta el diálogo.

Lo que la propia sociedad nos impone, como el pluriempleo o demasiado celo del trabajo...., también dificulta el diálogo. Recuerdo que, en mi celo profesional, una vez acabada mi jornada de trabajo, llegaba a casa y me encerraba horas en un pequeño despacho para preparar mi trabajo del día siguiente. Un día, en mi cumpleaños, me sorprendió encontrar en la ventana una cortina que me esposa había colocado como regalo. Me acerqué y la toqué. Me gustó el detalle. Mi sorpresa fue encontrar una pequeña nota en la que decía:” Los que estamos arriba también te necesitamos”. La nota la conservo como “oro en paño”. ¿….?

Frases como “contigo no hay quien hable” o los silencios prolongados son factores que rompen el diálogo.

RESPETO MUTUO: y es que como ya habíamos hablado de la SINCERIDA y de LA CONFIANZA, parece que se da por sentado el que es tontería reflejar el respeto mutuo como una virtud.

Pues bien, les diré que, a veces, se suele confundir entre ellos.

Hay quien considera que al haber sinceridad y confianza en nuestras relaciones, podemos tratarnos de cualquier manera y decirnos los primero que salga por nuestra boca. Es precisamente todo lo contrario, porque basado en esa confianza...., en ese vivir juntos..., es por lo que debemos tener mucho cuidado con nuestra manera de ser de uno con el otro. Además, ¿no les parece justo que tratemos de comportarnos mejor con la persona que amamos?

Personalmente creo que en el respeto mutuo hay que evitar la grosería, la burla, las palabras malsonantes, agresivas, las que llevan al desprecio o a la intransigencia.......

y ¿por qué?......porque pensemos que cuando un vaso de agua limpia se derrama por el suelo, cuando la queremos recoger de seguro que ya no lucirá tan limpia en el vaso,......ni siquiera tan pura. Pensemos que podemos dañar a la otra persona marcándola para siempre.

La familia tiene que procurar la ayuda de todos sus miembros, no tratando que todos sean iguales, sino aprendiendo a respetar sus gustos, ideas, deseos, cansancios...

En penúltimo lugar he colocado el valor de

LA FIDELIDAD: Símbolo de la lealtad del uno con el otro. No vale disculparla como “una caña que se echa al aire” como vulgarmente decimos. La fidelidad nos debe llevar al gozo de tener siempre en el recuerdo a la otra persona.

Y, por último, he dejado adrede

EL SACRIFICIO: digo que lo he dejado a sabiendas porque, en los tiempos que corremos, con la presión que la sociedad de consumo ejerce sobre la familia, constituye, en mi opinión, junto con la falta de diálogo, el principal factor que está incidiendo en el índice de separaciones en los matrimonios de hoy día.

Hoy hablar de sacrificios (DE RENUNCIAS) es de tontos cuando todo se pone en nuestras manos (COMPRE 3 PAGUE 2...PAGOS APLAZADOS....VIAJES CON PRÉSTAMOS.....CASA CON TODO). Pensemos como adultos.

Actuemos en conformidad. Busquemos el bien del matrimonio y de la familia anulando el dicho consumista que nos dice “tanto tienes tanto vales” y hagamos nuestro este otro “a tí me doy porque en tí me encuentro”.

PATRICIO GARCÍA RAMOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario