domingo, 11 de noviembre de 2012

Qué ocurre si tu hijo es introvertido

El ser introvertido no es un defecto ni tampoco algo que deba corregirse. Es una característica o rasgo de la personalidad que poseen muchas personas, y que no es peor ni mejor que el ser extrovertido.
 
Introversión no es lo mismo que timidez
La diferencia más fundamental e importante entre tímidos e introvertidos es que los tímidos tienen pocos amigos o relaciones personales a causa del miedo y el temor al contacto social, y los introvertidos tienen pocas relaciones personales porque lo eligen, no porque tengan miedo al contacto social.

Los introvertidos tienen buenas relaciones personales, aunque suelen tener muy pocas, es decir, tienen buena competencia social, son capaces de establecer relaciones sociales satisfactorias, el hecho es que solo establecen unas pocas, porque no desean tener más.

Principales características de la persona introvertida
Las principales características que se les pueden atribuir a los que dominan la introversión son:
- Buena competencia social, como ya os he comentado.
- Tienen buena capacidad de escucha.
- Suelen tener una personalidad fuerte y bien estructurada.
- Son personas pausadas y tranquilas.
- Tienen buena capacidad de negociación.
- Son reflexivos, y piensan las cosas antes de decirlas.
- Parece estar relacionado con la creatividad.
- Son buenos conversadores, hablan poco pero dicen mucho.
- Suelen esforzarse en sus trabajos.
- Son discretos y moderados, no suelen perder los papeles en una discusión.
 
Si tu hijo es introvertido…
La respuesta al título de este artículo es sencilla, no ocurre nada. No hay que hacer nada, no es algo grave que se deba llevar al psicólogo para que le trate o darle alguna medicación para hacerle más sociable.

No ocurre nada si tu hijo prefiere quedarse jugando solo en su habitación a bajar al parque a relacionarse con otros.

La introversión tiene sus puntos fuertes, y grandes nombres de la historia han sido introvertidos, como Bill Gates, Newton o Einstein, por ejemplo.

Lo que sí debemos es distinguirlo, si es nuestro hijo, del caso de una fuerte timidez o de una timidez patológica, en el que habrá que poner solución y procedimientos de por medio para poder reducirlo y mejorar el contacto social. En los niños tímidos, cómo ayudarles te doy claves para que puedas actuar si es tu caso.

Estamos ante la sociedad de la comunicación, con internet y las redes sociales, donde las personas parece que tenemos que estar todo el día en contacto social, y aquel que no lo está “es raro”. Quizás, haya demasiada información y comunicación “tóxica o spam” que nos hace perder infinidad de tiempo de poder disfrutar de otras cosas que realmente deberían importar.

¿De qué sirve tener miles de amigos en Facebook o Twitter, si luego no tienes unas amistades reales con las que poder hablar, reunirte, divertirte? Creo que es hora de replantearse ciertas cosas, y asumir que la introversión, es igualmente válida y buena que la extroversión, con sus debilidades y con sus fortalezas.

Y tú, ¿cómo eres, extrovertido o introvertido?
Fuente: http://davidcortejoso.visibli.com/share/Mv1MrZ y http://es.paperblog.com/consejos-utiles-aprovecha-el-momento-367471/

No hay comentarios:

Publicar un comentario