miércoles, 6 de marzo de 2013

Día de la Familia, oportunidad de reflexionar sobre políticas familiares

Las decisiones que se toman en la familia, trascienden a la vida económica, social, política y cultural de un país. Así de importante es esta institución. “Uno de los cambios más significativos durante las últimas décadas a nivel mundial ha sido la incorporación de las mujeres al trabajo fuera del hogar, lo que ha modificado, sin duda, la dinámica social de la institución”, comenta la Maestra en Ciencias de la Familia, Lucia Cervantes, especialista de TAD (think· action · development).

“Esta inserción en el campo laboral no ha sido sencilla”, explica la especialista, “el desempeño de las tareas de procreación, cuidado del hogar y las responsabilidades familiares, hacen que las mujeres tengan una carga de trabajo familiar que muchas veces les impide incorporarse al campo laboral de manera plena, y en igualdad de circunstancias que los varones”.

La difícil tarea de conciliar la vida familiar y laboral no ha impedido que el número de mujeres que ayudan a los gastos del hogar se haya incrementado en los últimos años. De acuerdo con datos proporcionados por el INEGI, a propósito del Día Nacional de la Familia (primer domingo de marzo), en el último año, el porcentaje estimado de las jefas de familia consideradas económicamente activas es del 57.2% y el 87.7% de hogares mononucleares (uno sólo de los padres con sus hijos) es de jefatura femenina.

La incorporación de la mujer en la vida laboral, ya sea para ayudar a su pareja o como único proveedor de la familia, es tan notable e importante como el papel que desempeña al interior de su familia: “como mamás aportan tiempo, esfuerzo y dedicación al trabajo del hogar, una labor que se traduce en la educación de los hijos y el cuidado a los miembros del hogar.

Por ello es importante que los empleadores implementen Políticas Familiares que le permitan no sólo a la mujer, sino a ambos padres, pasar más tiempo con sus hijos, a través de programas que incluyan actividades familiares, horarios flexibles, guarderías empresariales, etc.; porque lejos de lo que se pudiera pensar, la vida laboral y familiar no son realidades separadas, son parte de la persona. Si se alimentan ambos espacios habrá repercusiones directas en la productividad, pero más aún en la sociedad”, enfatiza la Mtra. Legorreta Cervantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario