lunes, 25 de marzo de 2013

Patricio Ramos: "REFLEXIONES EN LA SEMANA SANTA"


 
En esta semana santa varias han sido las reflexiones que me han surgido a través de las lecturas y de las manifestaciones que he vivido. Aquí quiero reflexionar sobre la CRUZ.

Dicha reflexión me ha llevado a fijarme que, en los relatos evangélicos, películas, cuadros y otras “visualizaciones”…., siempre se manifiesta a Jesús llevando la cruz en medio de dos ladrones…. llega al calvario, es clavado y elevado a la cruz en medio de dos ladrones……

Son tres cruces…. En todas ellas hay dolor…. Sufrimiento….

PRIMERA CRUZ. En ella se refleja odio…, insultos…… blasfemia…., ante la situación que se vive en esos momentos……….

SEGUNDA CRUZ. Muestra la resignación….”el qué le vamos a hacer”…., “esto es lo que nos merecemos por la vida que hemos llevado…………..

TERCERA CRUZ. La que está en medio, en ella hay ofrecimiento de vida…..promesa., donación……perdón…. confianza en la voluntad del Padre……

¡Qué diferentes son las tres cruces!

Las he relacionado con nuestra propia vida en la que, desde nuestro nacimiento, tienen su manifestación.

A lo largo de la vida, que Dios ha querido regalarme, he observado que hay quien asume sus contrariedades con críticas hacia los demás a quienes achaca todo lo que les ocurre. Sus pensamientos se llenan de: padres no permisivos y “anclados” en sus tiempos, escuelas con profesores rígidos, universidad desfasada, política que sólo mira sus intereses partidistas, sociedad sin valores…, incluso negamos, juramos y perjuramos al Dios en el que decimos no creer…..

Hay otros que asumen sus males con esa resignación que les lleva a la pasividad del “que me tocó a mí y…. ¡ya está! , asumiendo la adversidad como propio de la sociedad en que vivimos y de que el mundo está hecho así y por tanto no hay más que “apechugar” con lo que a cada uno le toca y “ya habrá otros momentos mejores”….

Mi visión de vida me lleva a observar que también hay personas que llevan el pesar, dolor, el esfuerzo, la contrariedad…., como donación. En este caso están los padres que se privan de lo más fundamental para que sus hijos mejoren como personas, avancen en sus estudios, pasan en vela las noches junto al hijo enfermo o se preocupan por aquel que ha caído en la droga…. Sida…. Igualmente hay hijos que comprenden el esfuerzo de sus padres y, con sacrificio, tratan de darle alegría con su comportamiento, dedicación al estudio, atendiéndoles en sus necesidades….. También conozco personas de mi entorno, y fuera de él, que han pasado por trances de dificultad, dolor, desprendimiento…. por el bien de los demás. Sé de personas que postradas en cama, con enfermedad grave, que han hecho oración de su padecer por el bien de otros. Hay quienes lloran, callan y se ofrecen por un vecino, por un amigo, por una noticia que sobrecoge….. y no pocos que llenan sus momentos de ocio para asistir a comedores asistenciales, a llenarse con la alegría que despiertan en asilos…., colaborando con centros de deficientes mentales o llevando la esperanza a centros penitenciarios o…..

Son tres cruces las que me han servido de meditación….. ¿Cuál te merece como verdadero valor de vida?

Me da pena observar el esfuerzo de muchos que quieren rehuir…. rechazar…., escapar de la cruz.

Me da pena porque no se dan cuenta de que el esfuerzo que hacen les lleva a su propia cruz.

TEMEN LA CRUZ PORQUE SÓLO VEN DOLOR. YO AMO LA CRUZ PORQUE SÓLO VEO AMOR.

En mi casa, donde vivo… en la habitación donde busco el descanso…. sobre la cama donde encuentro el sueño reparador…., hay una CRUZ.

Es la Cruz de Cristo que se dio por tí y por mí.

Es la Cruz de la redención y de la salvación.

Es la Cruz del AMOR.



Tejina de marzo de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario