martes, 28 de enero de 2014

Haber sufrido la tragedia del divorcio no significa dejar de ser miembro de la Iglesia. Acompañar estas situaciones es muy importante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario